La Catedral Basílica del Pilar

pilar_1

La Catedral Basílica que se alza en la Plaza del Pilar comenzó a construirse en 1681 y las obras se prolongaron durante casi 300 años.  Este templo barroco, además de ser un importante centro de peregrinación mariana, es un conjunto artístico de gran valor.

La Santa Capilla, diseñada a mediados del siglo XVIII por el arquitecto real Ventura Rodríguez, guarda la Columna que según la tradición dejó la Virgen del Pilar en su Venida a Zaragoza el 2 de enero del año 40 y concentra las miradas de todos los visitantes, ya que en ella se encuentra la Virgen del Pilar.

En el  interior destacan además dos grandes obras del siglo XVI: el gran Retablo Mayor de Damián Forment labrado en alabastro y dedicado a la Virgen María y la sillería del Coro Mayor, tallada en madera de roble de Flandes con taracea de boj.

La decoración pictórica de las bóvedas y cúpulas que rodean la Santa Capilla son obra de los hermanos Bayeu y de Goya. La  bóveda del Coreto  fue el primer trabajo importante del joven Goya, y supuso su primer gran éxito en la región. La cúpula Regina Martyrum abre el período de madurez del pintor aragonés y prefigura los extraordinarios frescos de San Antonio de la Florida.